Saltar al contenido

Cómo hacer deporte estando embarazada

7 diciembre, 2017

Saber que serás madre y que tal acontecimiento es parte de un proyecto con tu pareja, seguramente sea lo más maravilloso que te haya ocurrido, un milagro de la vida que, como tal, merece mucha atención. Se trata de hábitos que ya no serán los mismos que tenías antes de la dulce espera. A partir de entonces, los cuidados deben ser más intensos. Por eso, en este artículo hablaremos de la práctica deportiva en el embarazo.

¡Se puede hacer deporte estando embarazada!

Correr una maratón, por ejemplo, no podría ser ya una opción, ya que es obvio que requiere una exigencia a la que tu físico no puede someterse. De modo que tendrás que adaptarte a una nueva vida durante un año y comenzar a elegir ciertas actividades acordes a tu condición que igualmente beneficiarán tu salud y la de tu futuro hijo o hija en plena gestación.

No olvides además que los tres primeros meses son los más delicados del proceso gestacional, de modo que los cuidados se centran especialmente en las visitas al médico, la alimentación y el descanso. Veamos entonces cuál es la práctica deportiva en el embarazo que puedes desarrollar y cuál deberías descartar.

Qué deportes puedo hacer estando embarazada

Hay deportes que, lejos de hacerle mal a la mujer que espera un bebé, la favorece enormemente: mejoran la resistencia física, refuerza la zona muscular de la pelvis, aumenta las defensas, mejora la circulación sanguínea, propicia la buena respiración, combate la fatiga, el estrés, los dolores musculares y el insomnio y, como si fuera poco, genera autoestima y ayuda a conectarse con el cuerpo y adquirir conciencia sobre lo que ocurre en el interior mientras el bebé crece.

Cabe aclarar que lo que enumeraremos a continuación está destinado a aquellas madres que llevan un proceso normal de gestación. Son apenas algunos ejemplos que puedes realizar durante los nueve meses.

  • Caminata: mantiene en forma sin dañar rodillas y tobillos. Sólo necesitas unas zapatillas adecuadas y se puede realizar en cualquier lugar (puedes elegir un espacio verde para estar en contacto con la naturaleza y el oxígeno).
  • En el agua: dentro de la práctica deportiva en el embarazo, la natación es una excelente opción porque aparte de beneficiar el sistema cardíaco y la circulación, la embarazada se siente liviana aunque tenga una barriga importante.
  • Yoga: esta disciplina milenaria involucra todo el cuerpo, en unidad con la mente y el espíritu, lo que posibilita que la futura mamá tome conciencia sobre lo que ocurre en su ser mientras realiza las posturas y que pueda entrar en contacto consigo misma y su chiquillo.
  • Estiramiento: esta actividad ayuda a conservar la elasticidad, relajar los músculos y evitar calambres y lesiones.
  • Baile: ¿quieres divertirte mientras tu bebé crece dentro de ti con alegría? Música y baile es la alternativa. Inscríbete en un curso, sigue una coreografía con un DVD o simplemente pon tu música favorita y muévete mientras cantas. Esto sin dudas influirá en el bebé de manera muy saludable. También puedes realizar expresión corporal, que suma movimientos muy delicados y bellos.
  • Ejercicios aeróbicos de bajo impacto: en la práctica deportiva en el embarazo no es aconsejable anotarte en una clase común de aeróbic. Hay lugares donde estos ejercicios son suaves y adaptados a futuras mamás.
  • Pesas: si antes de quedar embarazada hacías pesas, no lo descartes. Simplemente el entrenador te dará menos peso, e igualmente continuarás tonificando tus músculos y adquiriendo fuerza. Controla siempre las posturas y técnicas adecuadas.

Qué deportes no hacer

En cambio, por su alto impacto, no practiques ejercicios como correr, spinning, crossfit, ciclismo, esquí, handball, vóley, fútbol, escalar y todos los que requieran demasiado esfuerzo y caídas. Además, cuídate de los movimientos cotidianos y trata de limitarlos, como hacer limpieza profunda, agacharte, levantar mucho peso, subirte a una escalera, entre otros quehaceres.

Tampoco olvides llevar una buena alimentación, beber al menos 3 litros de agua por día y descansar las horas suficientes. Pide un turno para hacerte masajes y realiza paseos al aire libre.

Ya conoces la práctica deportiva en el embarazo que puedes realizar. Sólo es cuestión de buscar las mejores alternativas, ponerlas en acción y hacerlas responsablemente. ¡Adelante!